El ciclo del flow: como hackear tu estado mental para potenciar tu rendimiento


Cómo vimos en entregas anteriores, el estado de Flow se caracteriza por aumentar los niveles de creatividad y concentración permitiendo al ser humano mejorar su rendimiento de manera exponencial para una tarea específica. Muchas personas piensan que estos estados alterados de conciencia se reservan de manera exclusiva para atletas de alto rendimiento, músicos, etc… Lo cierto es que la investigación de Steven Kotler ha demostrado que estos estados pueden estar a la disposición de cualquiera si se comprende cómo funciona el ciclo del flow y cuales son los gatillos que nos ayudan a detonar este estado. Teniendo esta comprensión podemos tener un mayor control de cuándo, cómo y dónde podemos entrar en estado de flow para mejorar nuestro rendimiento general y con ello nuestras vidas.


Detonadores de Flow


El primer requisito para tener un mayor control del estado de flow en nuestras vidas es conocer los gatillos que ayudan a nuestro organismo a entrar en ese estado de profunda concentración que llamamos flow. La investigación reciente ha descubierto hasta 17 detonadores de flow los cuales se dividen en: Psicológicos , Ambientales, Sociales y *Creatividad. En esta entrada dejaremos de lado los detonadores sociales de flow ya que dedicaremos un artículo exclusivamente a cómo detonar el flow en tu organización. De igual manera haremos una entrada exclusiva sobre flow y creatividad. Por lo pronto analizemos el resto de detonadores de flow:


Detonadores Psicológicos:

  1. Concentración intensa: Para detonar el estado de flow es necesario que te limites a realizar una tarea a la vez dedicando la máxima atención posible.

  2. Metas claras: Es necesario tener muy claro qué estás haciendo y porqué para poder permitir que tu mente se concentre al máximo. Cuando tienes claro esto tu mente no divaga intentando dilucidar cuál es el siguiente paso antes de que termines con el que tienes entre manos.

  3. Retroalimentación instantánea: Al tener muy claro el qué haces y el porqué te será más sencillo dilucidar si estás ejecutando correctamente tu tarea y evaluarte o hacer la evaluación más eficaz.

  4. Proporción entre desafío y habilidades: El flow ocurre en un punto medio entre el aburrimiento y la ansiedad. Si la tarea es demasiado simple tu mente se aburrira distrayéndose de la tarea que tienes entre manos, si la tarea es muy difícil tu mente producirá miedo alejando a tu mente del estado de flow secretando neurotransmisores opuestos a los que se emiten en este estado cómo el cortisol.


Detonadores Ambientales:

  1. Riesgo: Cómo decíamos arriba, el miedo es un enemigo natural del estado de flow, sin embargo el caer en la zona de confort también lo es. Es necesario ponerse en una situación que vuelva importante tener éxito en la tarea que estamos realizando sin que esto nos produzca miedo, esto nos ayudará a enfocar nuestra atención y detonar el estado de Flow. En el caso de los atletas de deportes extremos es claro cómo el riesgo los ayuda a maximizar su atención para evitar un accidente, sin embargo para realizar otras tareas con flow podemos elevar nuestro riesgo social aumentando la apuesta sobre la tarea que estamos realizando y ayudarnos a alcanzar ese estado.

  2. Ambiente de trabajo: La cultura laboral del lugar donde nos desempeñamos tiene que estar en línea con los estados de Flow. Un medio laboral donde la novedad, la complejidad y la impredictibilidad son factores que detonan la atención y con ello el estado de flow.

  3. Atención Plena:Al realizar la tarea que seleccionamos para fluir, es necesario estar presente no solo con los cinco sentidos sino de manera plena. En este sentido las técnicas de mindfulness o la respiración box pueden ser grandes herramientas para anclar nuestra atención en el presente y promover un estado mental para el flow.


Ciclos de Flow


No basta solo con comprender como podemos inducir el estado de flow en nuestras vidas. Es necesario comprender que el flow tiene un ciclo que debemos comprender para poder activarlo de manera oportuna. Recordemos que el estado de flow es un estado en el que se secretan numerosos neurotransmisores sumamente atractivos para la psique humana, sin embargo, sabemos perfectamente que todo lo que sube tiene que bajar. Quienes dejan a un lado la comprensión cíclica del estado de flow se exponen al riesgo de querer estar siempre en este estado sin comprender que nuestro organismo necesita pasar por un ciclo natural para la generación del mismo desgastando así su condición física y mental.


De acuerdo con Steven Kotler, el estado de flow está compuesto por cuatro etapas: Lucha, abandono, flow, y recuperación. Cada una de las etapas es una condición de posibilidad de la siguiente y se sincronizan cómo los ciclos de la naturaleza. Veamos una por una cada etapa.


  1. Lucha: Este es el estado menos placentero del ciclo. Se describe cómo ese estado en el que te encuentras recopilando información y aprendiendo sobre la tarea que debes realizar. Funciona cómo una sobrealimentación de información a la que expones a tu cerebro para atacar alguna actividad o tarea que aún no domina en la que estás constantemente en una zona que no conoces y que estás intentando comprender.

  2. Abandono: Posterior al estado de lucha viene el estado de abandono. Es importante dar a tu cerebro un espacio para procesar toda la información a la que lo has estado exponiendo. Para ello es necesario que apartes tu mente por completo de la actividad y hagas algo relajante cómo salir a caminar, andar en bicicleta, practicar algun juego de mesa o cualquier actividad recreativa que no sea ver la T.V.

  3. Flow: una vez que logras relajarte la información comenzará a encajarse en tu cabeza cómo piezas de rompecabezas. Entonces llegará el momento en el que puedes sentarte y dedicar tu máxima atención y rendimiento a la tarea que desempeñas.

  4. Recuperación: cómo explicamos más arriba, todo lo que sube tiene que bajar, así que es necesario que tomes un espacio para reponerte de esa descarga de neurotransmisores que liberaste en el estado de flow. En este estado es importante tener fortaleza mental para no ceder ante el bajón que suele experimentarse cuando ya no se está en flow y comprender que es un ciclo que podremos retomar si realizamos de manera responsable la etapa de recuperación.

Cómo todo ciclo al finalizar la etapa de recuperación puedes comenzar otra vez el ciclo con la etapa de lucha. Es importante notar aquí que una adecuada recuperación nos permitirá afrontar la etapa más tediosos (la lucha) de manera satisfactoria, mientras un periodo corto de recuperación convertirá a la primera etapa en un estadio tedioso que en lugar de ayudarnos a acceder a los estados de flow nos alejará de ellos.


Ahora sabes cómo y cuando se detonan los estados de flow, es momento de que comiences a experimentarlos por tu cuenta y nos platiques que tan eficaces han sido estos consejos para tu desempeño profesional.


  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

© 2020 by Latrenza.