¿ES VERDAD QUE LAS REDES SOCIALES SON COMO DROGAS PARA LOS ADOLESCENTES?

Recientemente han circulado por Internet noticias que asimilan a las redes sociales son como una droga para los niños pequeños. Mientras que la señal de alarma se ha disparado para algunos padres de familia,  Andrew Przybylsk, del Instituto de Internet de Oxford, argumenta en un artículo que es precipitado saltar a conclusiones.


EN OXFORD DICEN QUE NO


Su primer argumento señala que hay una gran variedad de redes sociales con una gran diversidad de características, lo cual hace simplista categorizarlas todas en un solo grupo y emitir una afirmación con respecto a ellas.


Además, argumenta que los artículos que circulan por Internet se enfocan en los aspectos negativos de las redes sociales, señalando  así como hay numerosos estudios que demuestran que las redes sociales pueden tener un efecto positivo mejorando el autoestima de los usuarios, y dándoles una mayor sensación de conexión con otros.


Por último, asegura que los efectos dañinos de las redes están asociados a la cantidad de horas consumidas haciendo referencia a un estudio de 120,000 adolescentes en Reino Unido que demostró que un consumo moderado puede ser benéfico.



LO OPUESTO A LA ADICCIÓN ES LA CONEXIÓN


Con respecto al tema de la adicción a las redes sociales, me parece muy valioso el enfoque que presenta Kurzgesagt, sobre el libro de Johann Haris. El video señala en esencia que lo contrario a la adicción no es la sobriedad sino la conexión significativa con otras personas. Las personas hacen un uso desmedido de las sustancias no por la sustancia en sí, sino porque están sufriendo problemas que les impiden integrarse a la sociedad y buscan válvulas de escape para integrarse en un grupo social y paliar la soledad que sus traumas les generan.


Este enfoque puede ser muy útil para los padres de familia, en primer lugar para ejercer una autocrítica y analizar su propio modo de consumir televisión, redes sociales, alcohol y otras sustancias adictivas socialmente aceptada de manera que esta manera de paliar los problemas no se transmita a sus hijos.


En segundo lugar, puede ser útil para orientar a los hijos en un mal uso de sustancias adictivas. Quizá la mejor manera de evitar un uso indebido de Internet y las redes sociales para los menores no se encuentre en la prohibición sino en ir más allá de la causa y preguntarse porque motivo la persona que está haciendo un uso indebido lo está haciendo. Tal vez los niños se están volviendo adictos a los medios digitales no por los medios en sí, sino porque sus padres los usan como una manera de entretenerlos y evitar inconscientemente la convivencia familiar.


LA RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES DE FAMILIA



Si bien argumentar que las redes sociales son como drogas es un poco extremo, el dejar a los niños y adolescentes a su suerte al enfrentarse a esta nueva realidad es arriesgado. Los padres de hoy en día son los primeros en enfrentarse a problemas de esta índole y al mismo tiempo haber experimentado una época más análoga en donde la conectividad y la información no estaban tan fundamentalmente imbricada con nuestra sociedad.

Es responsabilidad de estas generaciones el saber hacer una criba de valores  de modo que se preservan las costumbres y tradiciones que mantienen unidas a las sociedades sin dar la espalda a la tecnología y los cambios que el progreso nos está trayendo. Más aún, en una sociedad basada en la información abierta, ya no es suficiente con decir las cosas a los hijos, es imperativo que los niños vean el ejemplo de sus padres y decidan por sí mismos seguir una serie de valores que tendrán que adaptar en el futuro conforme la sociedad sigua transformándose.

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

© 2020 by Latrenza.