TRABAJO, TRANSFORMACIÓN Y LIDERAZGO: 3 CAMBIOS DE MINDSET EN LA CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Si queremos que nuestra organización sea protagonista en la cuarta revolución industrial tenemos que tener claridad en estos tres conceptos:


I. TRABAJO

El trabajo es algo que nos perfecciona y que además podemos perfeccionar. El trabajo nos suma, nos hace y es parte fundamental de nosotros. Y en este sentido nos tiene que añadir valor a nuestra vida, no sólo en lo monetario, sino en lo humano. El Futuro del Trabajo, en la cuarta revolución industrial, nos ha de permitir brindarnos más a nuestra persona (aquí hablo sobre el cómo personalizar tanto hacia dentro como hacia fuera en la organización).


El trabajo ha de convertirse en una comunidad de aprendizaje porque nos permite aprender más y mejor en nuestro día a día. Y esto es el mayor engagement que podemos tener. Por naturaleza queremos crecer, queremos desarrollarnos (self-determination theory). Aquí, en nuestra cápsula #FOW, hablamos con Sergio Tellez de Top Market sobre la dignificación del Trabajo.


II. TRANSFORMACIÓN

La transformación no es un resultado final, no es un abracadabra. La transformación es un proceso continuo, participativo. Y en el camino nos va permitiendo descubrir, experimentar, aprender y adaptarnos. La transformación no es estática. Los consultores de hoy en día tenemos que ensuciarnos con la organización, ir de la mano, cual coach. Necesitamos ser facilitadores porque al final quien realiza la transformación son los mismos miembros de la organización (aquí nuestro approach en Polymath)


III. LIDERAZGO

El líder de a pie llegó para quedarse. No se entiende el Futuro del Trabajo sin que sus líderes sean cercanos, accesibles, transparentes. Es un líder ágil porque aprende rápido, porque es visionario y además resiliente. Es un líder comunicador por sus communication skills y sobre todo por sus acciones. Es un mentor, tiene discípulos arrastra, tiene escuela.

Al líder le tiene quedar claro que hoy en día dirigimos y somos dirigidos. Esto se ha de reflejar en la manera no sólo en que delega, además en la manera en que da responsabilidades, en que da autoridad (que deja a cargo). Esto es: no sólo delega tareas sino que delega resultados. Pronto una cápsula sobre saber dirigir en el Futuro del Trabajo, ¡espérenla!


Si queremos cambiar la manera en que trabajamos, organizamos y dirigimos, tenemos que cambiar nuestro mindset en estos tres conceptos. Difícilmente podemos hablar de adaptabilidad al Futuro del Trabajo si tenemos mentalidad de trabajo del siglo XX o incluso XIX.

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

© 2020 by Latrenza.