EL MÉXICO DE LOS MIL ROSTROS

En el México de los mil rostros, que apenas parece contener dentro de sus 1,964 millones km² toda nuestra riqueza cultural, se enfrenta a un proceso histórico. El próximo domingo 1 de julio aproximadamente 128 millones de habitantes debemos celebrar las elecciones, elegir un nuevo gobierno y un nuevo representante, en un clima social cada vez más polarizado, donde la figura mesiánica de AMLO genera más incertidumbre por el círculo político, social y empresarial que representa y del cual se rodea, la recuperación de un régimen históricamente totalitario y a la vez paternalista representado por José Antonio Meade o la visión lejana de la realidad social y con poca experiencia y sumergida en la suma de ideologías contrarias representada por Ricardo Anaya, que sea dicho de paso, también representaría la perseverancia de un individuo que ha manifestado multitudinariamente su pasión por el servicio público pero que al mismo tiempo representa las ideas de populismo a las cuales muchos empresarios y las cúpulas del poder reflejan como la peor elección.


La experiencia de José Antonio Meade Kuribreña representa la opción más sensata y a la vez el peor partido político nutrido durante décadas y en el cual como partido en ciertos lugares muy alejados se mantiene vigente por la educación “masiosare” de las familias y costumbres del voto histórico por el PRI, aún con la experiencia que lo sustenta.


José Antonio Meade Kuribreña fue nombrado Secretario de Hacienda en septiembre del 2016, antes se encargó de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y antes de ello Secretario de Relaciones Exteriores. También fue funcionario en la administración de Felipe Calderón, el cargo lo ocupó hasta el 27 de agosto de 2015, cuando fue designado como titular de la Secretaría de Desarrollo Social. Es evidente su amplia experiencia dentro del desarrollo social a nivel federal y de nuevo refrendo, lo observo como el candidato más preparado.


Antes de todo esto debo suscribir algo que realmente me impactó: escuché un spot del frente comandado por Ricardo Anaya que me impactó: “A muchos adultos les preguntan ¿quién va a ganar el mundial?, a los cuales todos los adultos responden nombres de otras naciones, al realizar la misma pregunta a niños: ¿quién va a ganar el mundial? todos responden lo mismo: México”. De lo más rescatable que he escuchado en toda la basura mediática y de propaganda política, pues este tipo de mensajes no debería ser sólo en épocas electorales, debería existir una plataforma de comunicación que nos recuerde que ¡México es lo más!


En un México donde el clima social de las metrópolis está perturbado por las redes sociales, en donde las opiniones de los más populares y no los más preparados o aptos, los mexicanos desean un cambio, no un cambio de rumbo con sentido, simplemente un cambio de rumbo, por coraje, por enfado, por ilusión, por frustración, por simplemente ser los desposeídos y marginados a los que históricamente aún se les debe un perdón por no haber acertado todavía a sacarlos de su postración…


En ese México donde tú puedes leerme a través de este medio digital y eso te hace parte de la población de México que en el sexenio Salinista fue privilegiada al ser vendida la idea del TLC y de México como parte de los países del primer mundo y que incluso George H. W. Bush alababa “The world is also watching because President Salinas is leading Mexico through an era of exiting unprecedented reform, like the aztec eagle Mexico is rising again as the XXI century giant again, grater than ever! The mexican renaixement has begun…”


¿Cuándo escucharemos de nuevo a un presidente norteamericano expresarse así de nosotros, expresarse así de México?


Quizá eso ocurra cuando algún joven político visionario pueda ver que en México el patrimonio de este país no es únicamente el petróleo, en un futuro será su agua potable, sus manantiales, selvas y bosques, y todos los recursos naturales que representan la magnitud de México.


Yo deseo verlo con esa rabia exacerbada transformada en propuestas y la diplomacia ofreciendo la imagen de que estamos dirigiéndonos en diferentes caminos a un futuro más próspero, aún tenemos una deuda histórica: a aquellos desposeídos, a aquellos desamparados que no están incluidos o contemplados en la diversidad lingüística, pues aún en México por mencionar a algunas de las lenguas: Náhuatl, Chol, Totonaca, Mazateco, Mixteco, Zapoteco, Otomí, Tzotzil, Tzeltal y Maya, predomina no sólo el uso de las lenguas lejanas al español, o al español coloquial, ese español con el que diariamente inundamos con MEMEs graciosos sobre nuestra opinión política, llenos de hartazgo al observar que los gobernantes se burlan de nosotros al robar de una manera descarada y presentar sus logros a manera de puentes rellenos de unicel o de vacunas que sólo contenían agua en vez de la quimioterapia adecuada para los niños con cáncer, incendios en guarderías, asesinatos a estudiantes, pactos secretos con el narcotráfico, las trabas en la renovación de un tratado internacional comercial que promueva la inversión, pero que así mismo promueva la defensa de los campesinos que históricamente han tenido el estandarte revolucionario y que a la vez se ve transformado en revolucionario:


Si la tierra es de quien la trabaja, la política y su máxima debería también representar esa función para desempeñar el bien común, desafortunadamente el servicio público y el bien común viven en universos totalmente diferentes.


¿Qué rostro de México te hará sentirte orgulloso del país que nos tocó habitar?

Uno lleno de oportunidades y de trabajo, ese trabajo que nos dignifique o uno lleno de inseguridad, temores, incertidumbres, porque nuestra opinión sobre un acontecimiento es vital, pues podemos aprender de los errores cometidos o podemos maldecir que el destino nos tenía marcados los acontecimientos y la penumbra.


Ahora este momento de preguntarte…


y tú… ¿Qué rostro quieres ver en México?

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram

© 2020 by Latrenza.